Deportes

Maru Hernáiz o cómo bordar la felicidad pasados los 60

Se levanta con ímpetu a las 6,30 horas. Todos los días. No desfallece. Y hoy se ha permitido el lujo, confiesa, «de comerme un postre». En la rutina diaria de esta sexagenaria no caben los excesos, habitualmente. Madruga, entrena, come sano, bebe agua, y se acuesta pronto. Quema suela por los parques de Logroño, y viaja por todo el mundo para ir coleccionando títulos para el deporte español y riojano. El último, el subcampeonato del Mundo en Media Maratón de veteranos el pasado domingo en Málaga.

Maru Hernáiz es un ejemplo de cómo el deporte no se relaciona tanto con la edad y sí con el entusiasmo y las ganas de progresar día a día desde el compromiso personal con una vida saludable. Está estupenda, como denota su sonrisa continua, y ha hecho del atletismo una forma de comprender el camino hacia la vejez. Su constancia y sacrificio le están permitiendo competir contra las mejores mujeres de su misma edad por todo el mundo, pero para ella lo más importante es «acercarse de una forma u otra al deporte». Y así lo destaca en cuanto tiene una oportunidad de hacerlo.

La atleta ha celebrado con un buen postre su nueva medalla de plata. Se quedó a 400 metros de distancia de la ganadora y le sacó poco más de veinte segundos a la tercera. Entre una americana y una alemana se situó en el pódium una mujer de Cenicero que corre como los ángeles porque entrena duro cada día. «Al final lo duro de este deporte es cuando toca entrenar con frío, con viento… Pero es la rutina de cada día, y lo más importante es contar con la familia y los amigos como mejor apoyo». Y entre ellos se encuentran el Maratón Rioja y su entrenador, con los que comparte el éxito de una temporada que ha sido «muy dura», pero muy especial para Maru Hernáiz. «Es que me siento muy bien, muy fuerte, con mucha ilusión», reconoce. «Toda mi gente me ayuda a sacrificarme día a día para entrenar, y encontrar siempre nuevos objetivos alcanzables».

Este último Campeonato del Mundo de Media Maratón era su gran reto del año. «Y me ha salido estupendo», apunta. Arrancó su temporada con un Campeonato de España, ha disputado en todo este curso un total de cinco Nacionales, ha logrado dos récords de España, ha disputado dos Campeonatos de Europa (es campeona de Europa de Cross W-60), y es desde el pasado domingo subcampeona del Mundo de Medio Maratón. Y ahora sencillamente se conforma con disfrutar de algunos postres durante los próximos días para a continuación volverse a calzar las zapatillas y seguir corriendo desde bien temprano por los parques de Logroño. «Todo lo demás irá llegando». Es lo que tiene bordar eso que llaman felicidad.

Click para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir