El Sereno

La lectora que se quedó petrificada a las puertas del Teatro Bretón

Inquietante escena la que ha recibido El Sereno este martes en su desfasado, pero igualmente eficaz terminal móvil. La autora de la fotografía califica la estampa como una «gamberrada» pero nuestro vigilante urbano no las tiene todas consigo.

Cierto es que el estado en el que ha quedado la imperturbable ‘lectora’ de la calle Bretón de los Herreros no parece fruto del azar, pero El Sereno nunca se conforma con una primera versión de los hechos y divaga entre infinitud de hipótesis, a cuál más peregrina.

Por un instante, llega a pensar que una paloma gigante ha sobrevolado Logroño sin que nadie se dé cuenta, dejando como único testimonio de su paso esta ‘descarga legal’ sobre la escultura. También llega a identificar como sospechosos a los que parecen ser operarios del teatro que aparecen en la segunda imagen que recibe en su móvil. Ambos parecen disimular mirando hacia otro lado, como si la cosa no fuera con ellos, y El Sereno cree apreciar una mirada acusadora en el rostro inerte de la estatua.

Finalmente, nuestro garante de la paz social en las calles decide abandonar sus pesquisas y archiva el caso hasta próximo aviso con una lección aprendida. A partir de ahora caminará vigilante por las aceras y no volverá a darle de comer a las palomas. Al fin y al cabo, a nadie le gusta recibir una ‘descarga’ de ese calibre.

*Puedes enviar cualquier ‘denuncia’ o curiosidad para la sección ‘El Sereno de NueveCuatroUno’ a través del correo electrónico o al WhatsApp 600830812.

Subir