La Rioja

Música antigua y jazz, para competir con charangas, rancheras y reguetón

«Tú querías que te dejara de querer… ¡Y lo has conseguido!», canta inquebrantable la inmortal Rocío Durcal en las verbenas de los pueblos estos días, para delicia de las parejas maduras que bailan agarraditos. Mientras los más jóvenes se contornean y tararean a Reik y «se niegan a perderte» o a Jennifer López preguntando «y el anillo pa’ cuándo».

Pero no solo de pasodobles, rancheras y reguetones se vive en estas fechas en La Rioja. También hay quien opta por otros estilos diferentes en la comunidad riojana. Para ellos también hay varias opciones, dos de ellas son: el jazz, en Munilla, y la música antigua, en Casalarreina.

En el Munijazz el saxo y sus acompañantes convierten desde el viernes hasta el domingo a la localidad riojabajeña en centro de interés de los amantes del jazz. Esta es su decimoquinta edición del Festival de Munilla y en ella se mezclan estilos y nacionalidades, de hecho este año hay artistas de seis países.

Pero si algo destaca es la cercanía entre músicos y público, el encanto de los escenarios en el Casino de Munilla y de noche en la plaza de San Miguel…

¿Eres de otro estilo más clásico? Ahí emerge la posibilidad del Festival de Música Antigua “Clássica” 2018, en el Monasterio de Nuestra Señora de la Piedad de Casalarreina. En total, desde el viernes 17 y hasta el martes 21, hay programados cinco conciertos.

El festival, que se está consolidando entre los eventos de música antigua en España, nació hace cinco años para relevar al de Sajazarra que fue un referente de estos estilos musicales. Los conciertos tienen lugar, a las 20 horas, en el Monasterio de Nuestra Sra. de La Piedad (siglo XVI).

Flauta, violoncello, estilos barrocos, conjuntos, repertorios músico-teatrales, estilos italianos, música decimonónica… La variedad es múltiple. También se ofrece la opción de cenas y veladas musicales en los dos restaurantes colaboradores ‘La Vieja Bodega’ y ‘La Cueva de Doña Isabela’, por ejemplo.

Foto: Munijazz

Subir