Deportes

La Real Sociedad gana el Torneo Ciudad de Logroño ante el Alavés

Otro gran día de fútbol esperaba en el Campo de El Salvador. Se iba a producir el desenlace del XLVI torneo juvenil Ciudad de Logroño, el más longevo de España de esta categoría. El menú, muy apetecible. Primero un derbi riojano entre Berceo y Valvanera por el tercer puesto. Para cerrar, la gran final, entre Real Sociedad y Alavés.

El duelo de nuestra comunidad comenzó animado. Cuando apenas se habían cumplido tres minutos de juego, Unai Urzanqui definió por raso, poniendo el 0-1 para los blanquiazules. La respuesta berceísta fue instantánea, con un tiro raso de Borja que salió rozando el larguero. Sólo sería un preludio de lo que iba a ser el choque.

Lluvia de goles

Los de Adrián Gallego se estaban encontrando bien sobre el verde. Su delantero centro, Sergio Cordovín, protagonizó varios desmarques de ruptura interesantes. Precisamente él puso el segundo, embocando con su cabeza una falta lateral. El encuentro no tenía tregua alguna y pronto se iba a reflejar en el simultáneo.

Óscar García acortó distancias, Urzanqui puso el 1-3, pero Manuel volvió a acortar para el cuadro verde, resolviendo ante David Cejudo. Para un espectador neutral, el encuentro era una maravilla. Y aún iba a hacer tiempo para otro tanto. Tras tres postes consecutivos del Valvanera, Iván Fernández la empujó hacia la red. 2-4 al descanso.

Berceo y Valvanera salieron de las duchas con más calma que en el primer tiempo. Ambos técnicos rotaron, dando protagonismo a todos los futbolistas disponibles. Los valvanerinos controlaban bien el juego. Aunque los verdinegros lo intentaban, no conseguían sacar centros precisos, por lo que David Cejudo vivia tranquilo.

El encuentro se había vuelto más táctico y las defensas comenzaban a imponerse a los ataques. Pero el Berceo lo iba a probar hasta el último instante. A cinco del final, Manuel pudo reducir diferencias en el electrónico. Finalmente, una contra fulgurante de los blancos acabó colocando el 3-5 como resultado final y dando el ‘bronce’ al Valvanera.

Final por todo lo alto

A las nueve de la noche iba a dar comienzo la final del torneo, entre alaveses y donostiarras. La expectación en las gradas era máxima. Como anécdota, los Vendimiadores de los próximos San Mateos (Andrea y Álvaro), el presidente del CD Berceo y el concejal de Festejos hicieron el saque inicial.

Se preveía una final igualada entre ambos equipos. Los primeros minutos fueron calmados, pero pronto la Real Sociedad cogió la manija del encuentro. La primera la tuvo Imanol Galarreta, con un tiro de falta desde el balcón. Alta. Después, una gran jugada de Ander Barrenetxea por el costado le dejó sólo delante del portero, pero acabó enviándola fuera.

Dos balas por extremos

A la tercera llegó la vencida. En mitad del primer acto; Iker Kortajarena batió a Mikel González. Los babazorros tardaron en reaccionar. Sobre todo por la diestra, con incursiones de Oriobiogoikoetxea. Posteriormente, un zaguero donostiarra despejó un lanzamiento de Ismael Chat, que ya se colaba.

Los txuri-urdin eran un auténtico espectaculo al contragolpe. Galarreta era un continuo incordio por la diestra, ganando linea de fondo incluso con facilidad. Él y Barrenetxea fueron auténticas pesadillas para los vitorianos. Justo sobre la bocina, Chat envío una falta rozando el poste. Tiempo de tentempié.

Con bastante retraso y noche cerrada, arrancó la segunda mitad. Ander Martín iba a sustituir a Galarreta, generando tanto o mas peligro que él. En el Alavés, entraron Izan Gutiérrez y Sanuel Grilli, entre otros. Pero a los gloriosos les fallaba el último pase.

Justo desenlace

Los donostiarras dominaban el balón y tenían las ocasiones. Kortajarena se topó con el larguero y Barrenetxea continuó skendo un filón. Poco a poco, los gasteiztarras subieron líneas y encontraron algo más de claridad. Una buena presión provocó una buena ocasión, que Sergio González mandó fuera.

El que perdona lo paga. En una jugada embarullada, un atacante realista se abrió hueco en el barullo y consiguió mandarla a la red. A falta de un cuarto de hora para el final, Barrenetxea hizo la sentencia y otorgó el 10° Ciudad de Logroño a los de San Sebastián de forma merecida, ya que ha sido el mejor de los cuatro participantes.

Fin de fiesta

Al final del encuentro se repartieron además diferentes premios. Gorka Ayesa (Real Sociedad), fue el mejor portero del torneo. Ander Barrenetxea, también realista, elegido mejor jugador del torneo. Por último, el «Mejor Berceísta» ha sido Óscar García.

Subir