Deportes

Las lágrimas de un futbolista profesional al jugar con el Agoncillo cinco años después de su retirada

Foto: CD Calahorra

Quien diga que el futbol no da segundas oportunidades se equivoca. Si no que se lo digan a Jose Ángel Moreno, que a sus 42 años y de profesión conductor de autobús, se ha vuelto a vestir de corto después de haber colgado las botas hace alrededor de cinco años en el CP Villarrobledo. El defensa, natural de Albacete, está defendiendo la camiseta del CD Agoncillo desde el mes de diciembre.

Una historia que comenzó con la petición, por parte de la directiva, de ser el entrenador del equipo junto con Paulino, excompañero suyo en el CD Logroñés, pero que fue rechazada. Y acabó con la sugerencia de ir a probar a los entrenamientos y con una ficha del primer equipo.

«Te pica el gusanillo, te encuentras cada día mejor, vuelves otra vez a meterte en un vestuario… Piensas: me voy a aventurar y si les puedo echar una mano, pues mucho mejor. Aunque tampoco me lo plantee como una obligación de jugar todos los domingos», admite.

Y llegó el gran día. Fue en la jornada 19. El Agoncillo jugó contra el Haro, un partido, a priori, difícil. A falta de 10 minutos para finalizar, Moreno salía al campo por primera vez esta temporada. Cuando el árbitro estaba a punto de pitar el final del encuentro, este despeja un balón que cae a banda, un compañero la recoge y logra centrar. Jose Mari, el portero suplente que había entrado al campo un poco antes de acabar, remata y marca el gol de la victoria.

La hazaña queda ahí y todo el mundo fue a celebrar el gol, pero lo que nadie conoce es que una vez dentro del vestuario, los jugadores encontraron a un Moreno llorando de felicidad: «En el primer partido, después de tantos años sin jugar, te ves involucrado en esa jugada y le ganas al Haro, que es un gran equipo. Al final me puse a llorar igual que un chiquillo. Tenía tanta alegría y satisfacción que no me pude contener. Les di las gracias a mis compañeros por lo que habían hecho».

Un hombre con mucha experiencia que puede aportar muchos consejos para que mejoren dentro del terreno de juego. «Dentro del campo les puedo ayudar a la hora de colocarse, de ser contundente, cuando se puede jugar a uno o dos toques, cuando uno se puede complicar y cuando no… Y fuera de él, les puedo transmitir los valores del fútbol, como cuidarse o la alimentación a seguir», explica Moreno.

Y reconoce que, a pesar de la experiencia y de haber sido profesional, los años pesan y cuesta coger ritmo de competición. «Cuesta cogerlo cuando tienes 20-22 años y no juegas, pues imagínate yo con 42 años», apunta riéndose. «Aunque es verdad que cada día me he encontrado mejor físicamente. El míster ha creído conveniente contar conmigo y estoy muy feliz», comenta el defensa.

Con respecto a su continuidad la próxima temporada en el Agoncillo, Moreno no ha dado ninguna pista: «No sé si voy a seguir. Cuando termine la temporada valoraremos las cosas y hablaré con mi entorno más cercano».

Moreno no puede evitar acordarse de su etapa como jugador en el Calahorra y en el CD Logroñés: «Primero estuve en el Calahorra en segunda B, que estuve dos años. Me identifico mucho con ese equipo, ya que es muy aguerrido y tiene mucho carácter». «Viví los años más bonitos del club, cuando le ganaron al Logroñés en La Planilla y yo le metí dos goles al equipo de Logroño», recalca.

De su etapa en el Logroñés cuenta que formó parte del club durante dos temporadas, la del ascenso de Tercera a 2ºB y otra más en la categoría de bronce. «Le tengo un gran cariño a ese club que ya no existe», destaca, recalcando que se siente muy identificado con la región: «Los mejores años de mi carrera los he pasado aquí en La Rioja».

Comentarios
Subir