El Rioja

La odisea de una cuadrilla de temporeros en La Rioja: de Laguardia a Logroño caminando

La semana pasada, UGT denunciaba las prácticas irregulares en la contratación de temporeros para la campaña de vendimia en la Denominación de Origen Calificada Rioja. La historia no es nueva, pero no por ello deja de ser espeluznante. El sindicato ponía como ejemplo a una cuadrilla de trabajadores desplazada desde Galicia, que en Logroño firmó un contrato con una empresa de trabajo temporal (ETT) y que se vio obligada a dormir en la calle porque el empleador no le ofrecía el alojamiento al que le obliga la Ley.

En declaraciones a Radio Rioja (Cadena SER), uno de los temporeros de esa cuadrilla relata en primera persona su calvario: «Trabajamos ocho días sin un domicilio, durmiendo en la calle entre Elciego y Cenicero». «La ETT decía que el alojamiento corría a cuenta del contratante y el contratante decía que era cosa de la ETT», explica. Así, unos por otros y sin casa que barrer.

La necesidad hizo que, a pesar de esa mala experiencia, aceptara otro trabajo aprovechando su estancia en La Rioja. Y la cosa no fue, ni mucho menos, a mejor: «Nos metieron en una casa junto a una familia de etnia gitana, con diez personas metidas en una misma habitación y un lavabo que no tenía ni pileta para lavarte».

La desesperación hizo que a la segunda jornada decidieran poner tierra de por medio. No les importó no tener un vehículo con el que desplazarse. «Nos fuimos de la viña a Logroño caminando y esa noche dormimos en la calle; quisimos hacer noche en el albergue de Fuenmayor, pero estaba cerrado cuando debía estar abierto».

Tras denunciar los hechos (a través de UGT) a la Policía Nacional, la Ertzaintza e Inspección de Trabajo, los temporeros se pusieron en contacto con los servicios sociales de Logroño y, con la colaboración de Cáritas, pudieron regresar a su ciudad de origen.

«El dispositivo está desfasado»

La víctima de estas irregularidades lamenta que «vas a sitios donde supuestamente hay asistencia para temporeros y ves que está todo desfasado; los albergues que debían estar abiertos estaban cerrados». «No sé hasta qué punto se quiere tapar esta problemática», concluye, denunciando que «muchas mafias se aprovechan de la frontera entre La Rioja y País Vasco para llevar a cabo este tipo de prácticas».

En contraposición a las palabras de estos temporeros, el Ayuntamiento de Logroño informaba hace unos días que el dispositivo especial de atención a temporeros en Logroño con motivo de la recogida de la uva enfilaba su recta final sin haber cubierto sus plazas de alojamiento al 100% ninguna noche.

Según los datos facilitados por el Consistorio a Diario La Rioja, todas las noches ha habido plazas disponibles para albergar a los inmigrantes venidos desde distintas partes de España, algo que no ha evitado que muchos de ellos siguieran durmiendo en el pasaje de Vara de Rey como en años anteriores.

Subir