La Rioja

Pillado un vecino de Haro por intentar engañar a su aseguradora con unos daños en su coche

Efectivos de la Guardia Civil en La Rioja, pertenecientes al puesto de Casalarreina, han investigado a un varón de 26 años, de nacionalidad española y vecino de Haro, por su presunta autoría en un delito de estafa en grado de tentativa. Este hombre denunció que otro conductor le había causado diversos daños al vehículo de su propiedad, pero las actuaciones de los agentes han determinado que los hechos denunciados son falsos y que el investigado intento engañar a la compañía aseguradora.

Las actuaciones se iniciaron el 22 de febrero, cuando el investigado se presentó en dependencias de la Guardia Civil en Haro para interponer una denuncia por los daños ocasionados a su vehículo cuando se encontraba estacionado en la Plaza Palacio de Casalarreina, consistentes en arañazos y abolladuras en la puerta delantera derecha, aportando matrícula, marca y modelo de supuesta furgoneta que los había provocado.

Durante la tramitación de la denuncia, los agentes explicaron al denunciante, de manera clara y por escrito, de la obligación legal de decir la verdad por la posible responsabilidad penal en la que puede llegar a incurrir en caso de acusar o imputar falsamente a una persona una infracción penal o con temerario desprecio hacia la verdad.

Agentes de Haro trasladaron las actuaciones al puesto de Casalarreina para su investigación, al corresponderle por demarcación territorial en la que se desarrollan los hechos. Durante la misma, se ha podido determinar que los hechos no sucedieron como relató el denunciante, al constatarse mediante la inspección técnico-ocular la no coincidencia de distancias, alturas y direcciones de los daños entre los vehículos implicados.

Concretamente, los daños ocasionados en la puerta del vehículo del denunciante fueron causados por el roce contra una superficie rígida horizontal (columna o esquina de hormigón/cemento).

Actuaciones

Las diligencias han sido puestas a disposición de la autoridad judicial y en conocimiento de la de la compañía aseguradora para que paralice el expediente de reclamación tramitado por el denunciante, a la espera de sentencia sobre los hechos investigados.

El investigado, con su denuncia, ha generado perjuicio al resto de ciudadanos y a la administración, provocando con su actuación que la Guardia Civil haya tenido que invertir tiempo y recursos materiales en averiguar unos hechos falsos, impidiendo que esos medios se utilicen para la investigación de otros delitos con víctimas reales.

Para el delito de estafa, el Código Penal fija penas de multa de uno a tres meses. Ahora bien, la pena podrá elevarse a prisión de entre seis meses y tres años en función de otras circunstancias como “el importe de lo defraudado, el quebranto económico causado al perjudicado, las relaciones entre éste y el defraudador, los medios empleados por éste y cuantas otras circunstancias sirvan para valorar la gravedad de la infracción”.

La Guardia Civil ha recordado que investiga todas las denuncias que se presentan para actuar en consecuencia contra los presuntos autores. Denunciar hechos falsos, simular delitos y utilizar los justificantes de denuncias-falsas para reclamar al seguro la indemnización o reposición de los efectos sustraídos son ilícitos penales, que pueden conllevar penas que oscilan desde los seis meses hasta los dos años de cárcel; o multas que irían desde los tres hasta los veinticuatro meses, en función de la gravedad del delito simulado.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Subir