La Rioja

Laura Rivas: «Pensaba que las 7.000 mujeres estaban ahí para mí»

Laura Rivas cuenta sus vivencias en primera persona sobre esta enfermedad

«No se puede describir ese día. Para todas las mujeres por ser capaces de hacer algo unidos. Si has tenido la suerte o la desgracia de vivirlo en primera persona… el año pasado, pensaba que las 7.000 mujeres estaban ahí para mí. Sentía el calor y el apoyo a la hora de salir. Todavía lo recuerdo y aún me emociono». Son los recuerdos que pronuncia Laura Rivas sobre la Carrera de la Mujer que el año pasado se celebró en Logroño.

«Es impresionante esa salida en El Espolón y cuando da el pistoletazo… salen las 7.000 ahí a correr por una causa tan bonita y por la vida», rememora, al tiempo que la presidenta de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en La Rioja, Divina López, señala emocionada que ella, como persona que ha superado esa enfermedad, no puede ni levantar la vista porque se «emociona mucho».

El día del diagnóstico de Laura Rivas todo cambió y empezó un aprendizaje que le acompañará el resto de su vida: «Es un mazazo. La noticia es impactante y en ese momento no sabes cómo digerirlo. En mi caso, fueron unos segundos. Fue decir: bueno, no lo he elegido yo, hay que tirar para adelante y sacarlo, ponerte las pilas, tomar decisiones que nunca te viste tomando porque pensabas que no te iba a tocar a ti».

«Cuando van al hospital, las ayudas psicológicas son inmediatas porque ese es el primer impacto. Tú sales de la consulta y sales loca. No sabes si es a ti, no sabes lo que te han dicho y ves un mundo negro, un agujero negro», añade Divina López en la explicación.

Laura Rivas destaca que el cáncer tiene fases y entre las primeras está sentirte culpable: «Si tú podías haber hecho algo más, si tenías que haber estado más atenta al intentar detectarte ese bulto. Después sientes rabia y medio. Todos esos obstáculos los superas porque tienes mucha gente alrededor y muchos motivos por los que vivir».

¿Su manera de afrontarla? Equiparar su situación con el deporte. Pasito a paso para entender la evolución. «Estoy en el kilómetro 15, he perdido el pelo; estoy en el kilómetro 30, ya he superado la quimio; 35 estoy en la cirugía y 40 ya estoy en la radio. Ya estoy terminando», recuerda, poniendo el acento en la ayuda que recibió en su momento de la AECC: «Me facilitaron mucha información, me pusieron a disposición un psicólogo, un teléfono, un asistente social… para todo lo que te haga falta, puedes contar con ellos».

Y para terminar, una reflexión. «Tu vida hasta ese día era de una manera y ahora empieza otra. Te das cuenta de las cosas por las que te has preocupado y no merecen la pena. Te das cuenta de disfrutar, crecer como persona. Es una experiencia de vida que te enriquece tanto y aporta tanto que es vida. Querríamos que el cáncer no existiera o que no le pasara a nadie, pero ya que no podemos hacer eso, me gustaría que mi experiencia le sirviese a la gente para ver, cuando se vean en esta situación, que se puede, se lucha, se sale y aporta».

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Subir