La Rioja

El defensor del Pueblo pide que la Policía de Calahorra no entre con armas a los calabozos

Dos técnicos de la oficina del Defensor del Pueblo realizaron una visita a las dependencias de la Jefatura de la Policía Local de Calahorra el pasado 20 de septiembre para valorar las condiciones de los detenidos en los calabozos, en su condición de Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes (MNP), tras lo que han emitido un informe donde destaca la recomendación a los agentes calagurritanos de no entrar en esas dependencias con sus armas.

«Debe evitarse que los agentes porten su arma reglamentaria con cargador en la zona de calabozos, en aras de la seguridad de los detenidos y de los propios agentes», señala la memoria de la propia Defensoría del Pueblo en el 2014, citada en este documento dirigido hacia el Ayuntamiento de Calahorra, quien ha sido interpelado por Diario La Rioja sobre esta cuestión y ha declinado hacer declaraciones sobre el asunto.

Los técnicos del Defensor del Pueblo también señalan como sugerencia «entregar a los detenidos, en las dependencias de la Policía Local de Calahorra, mantas que no hayan sido usadas previamente por otros detenidos», de acuerdo con lo expresado en el parágrafo 96 del Informe Anual 2014 del MNP: «Debe garantizarse que las dimensiones de las celdas sean adecuadas para el número de personas que ingresen en ellas, evitando, en cualquier caso, la sobreocupación de las mismas».

«Debe garantizarse, de igual manera, que las personas privadas de libertad que deban permanecer durante la noche en una celda, cuenten con medios mínimos para su descanso, como poyetes, evitando, en cualquier caso, que permanezcan en el suelo, así como colchonetas y mantas, estas últimas que no hayan sido usadas previamente por otro detenido», añade el mismo informe.

Asimismo, también se solicita «cambiar el diseño de las hojas que componen el libro registro de entradas y salidas de la Policía Local de Calahorra y adecuarlo, en la medida de los posible, a las hojas que, para estos fines, existen en el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil, para anotar vicisitudes que ahora no se reflejan, como los registros que se practican a los detenidos, la toma de declaración, destino de las salidas del detenido, entrevista con su abogado, etc».

Subir