Comienzan las obras de remodelación del cruce entre Alfonso VI y Pradoviejo

El concejal de Transporte Urbano, Tráfico y Vías Urbanas, Francisco Iglesias, ha asistido al inicio las obras de remodelación entre las calles Alfonso VI y Pradoviejo. Estas actuaciones mejorarán la fluidez y seguridad, tanto rodada como peatonal. Consistirá en la construcción de una rotonda de 20 metros de diámetro que facilite los giros a izquierda y reduzca la velocidad de los vehículos.
Iglesias ha destacado la importancia de esta intervención, ya que «con la remodelación en Alfonso VI y Prado Viejo seguimos invirtiendo en la seguridad de los logroñeses, una de nuestras prioridades».

Las obras, adjudicadas por un importe de 94.541 euros a la UTE Obras de Construcción e Instalaciones, S.A. – Excavaciones Redondo Solozábal S.A. comienzan hoy, y tienen un plazo de ejecución de cuatro meses.

Estas obras recogen una de las peticiones más históricas de los vecinos del barrio del Arco con el objetivo «de adaptarnos a las necesidades que los logroñeses nos van planteando. En este caso, invertimos en la mejora de la seguridad de los ciudadanos, una de nuestras prioridades, actuando sobre uno de los puntos negros de la ciudad».

En lo referente a las obras, consistirán en mejorar la fluidez y seguridad en la intersección de las calles Alfonso VI y Prado Viejo, tanto desde el punto de vista rodado como peatonal. Para ello se realizará en la calzada una rotonda de 20 metros de diámetro que facilite los giros a izquierda y reduzca la velocidad de los vehículos.

Con respecto a los peatones, y teniendo en cuenta que por este cruce pasa el Camino de Santiago y es lugar de obligado para acceder al Parque de La Grajera y el Barrio del Arco, se acondicionarán los pasos de peatones, separándolos de la rotonda y encauzando a los peatones, para mayor seguridad. Con motivo de la nueva ordenación de la intersección, se renovarán tanto el firme de calzada, como los pavimentos de las aceras, incluso contempla la renovación de la red de agua potable y la canalización enterrada de alumbrado público, aumentando la iluminación en la rotonda y los pasos de peatones.

La rotonda tendrá un anillo exterior remontable de 1,5 metros de ancho de adoquín y un círculo central ajardinado mediante césped y arbustos bajos que no reduzcan la visibilidad.

Subir