El Rioja

El proyecto VineRobot inicia su fase final

El proyecto VineRobot, un robot autónomo que mide parámetros del viñedo en tiempo real para facilitar la toma de decisiones del viticultor, encara su última etapa con distintas mejoras en los sensores, el tratamiento de datos y la generación de mapas. La sensórica de VineRobot avanza con varias novedades.

Desde del inicio de 2016 se están analizando los datos que se tomaron en el año anterior para comprobar el correcto funcionamiento de los sensores. El objetivo en las próximas fechas es validar por completo los sensores, instalarlos en el robot y realizar mediciones para crear los mapas definitivos.

Posteriormente, se trabajará en el tratamiento de esos datos recogidos y en la transferencia de los mapas elaborados a los distintos dispositivos electrónicos del usuario final.

En la actualidad, las áreas de mecánica y navegación son las más adelantadas en el desarrollo del proyecto, puesto que VineRobot ya se mueve de forma autónoma entre las viñas con la capacidad de mantener una distancia constante entre los sensores y las viñas, lo que es esencial para la generación de mapas precisos.

En los próximos meses, además de implementar los giros y la seguridad del robot, se está construyendo un nuevo chasis que mejorará la apariencia externa de cara a la presentación pública de VineRobot. El proyecto concluye oficialmente en noviembre de 2016, momento en el que se espera que el robot esté dispuesto para iniciar su fase de comercialización.

Consorcio Europeo

VineRobot es un Consorcio compuesto por ocho organizaciones europeas (cinco pymes y tres grupos de investigación) que desarrolla un robot autónomo que mide parámetros del viñedo en tiempo real de forma no invasiva para facilitan la toma de decisiones del viticultor.

El robot, un vehículo que trabaja de forma autónoma entre las viñas, será capaz de proporcionar información fiable, rápida y objetiva sobre el estado de los viñedos a los agricultores. Algunos de los parámetros que analiza son el contenido en nitrógeno de las hojas y la composición de la uva. Los usuarios finales recibirán información actualizada sobre el estado del viñedo en sus dispositivos electrónicos (móvil, tableta, ordenador).

Beneficios

«Tradicionalmente, la tecnología no ha servido para impulsar el desarrollo de los viñedos europeos. Desde la época de los romanos, el ojo humano ha sido el único ‘sensor’ que valoraba el estado del viñedo y proporcionaba una evaluación subjetiva sobre su rendimiento, crecimiento vegetativo y el estado de las plantas», señala Javier Tardáguila (Universidad de La Rioja), que coordina el proyecto.

Uno de los principales objetivos históricos que persigue la industria vitivinícola es la estimación precisa y objetiva del rendimiento de la uva: hablamos de agricultura de precisión. Así, el uso de VineRobot para monitorizar parámetros fisiológicos del viñedo y la composición de la uva tiene varias ventajas sobre los dispositivos tradicionales e incluso sobre los vehículos aéreos no tripulados (drones).

VineRobot puede proporcionar información clave sobre los parámetros de los viñedos mucho más rápido que las soluciones manuales. Además lo hace con una resolución muy alta, de una manera más flexible y con costos más bajos que los que genera la tecnología de exploración aérea con drones o aviones tripulados.

Proyecto financiado por la Unión Europea

El proyecto ha recibido más de dos millones de euros de financiación del Séptimo Programa de la Unión Europea. La Universidad de La Rioja (España) lidera el consorcio en el que también trabajan la Universidad Politécnica de Valencia (España); la Universidad Hochschule Geisenheim (Alemania); la empresa española Avanzare; las franceses FORCE-A y Wall-Ye; la compañía italiana Sivis; y Les Vignerons de Buzet, una bodega cooperativa cerca de Burdeos (Francia).

Subir