Atención, Peatón

El semáforo castigado

Es habitual encontrarse de vez en cuando elementos naturales que impiden la visión de la señalización vertical en las calles y carreteras. Árboles que crecen desproporcionadamente, ramas que se desprenden…. Pero nunca nos habíamos dado de bruces con una situación semejante: un semáforo castigado contra la pared, por obra y gracia del operario de turno, que le dio por poner las señales a medio palmo de la luz semafórica. Y se quedó tan ancho. «A mí me han dicho que las ponga aquí, pues las pongo aquí«-dicen que se le oyó comentar-.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Subir