Agricultura

Javier Grijalba, Bodegas Altanza, Karey Agrícola y Trujal de Galilea triunfan con sus oros líquidos

El oro riojano ha vuelto a los escenarios con la celebración del V Concurso a la calidad del mejor Aceite de La Rioja 2021. Una edición marcada por las restricciones de aforo pero que no ha perdido su esencia de situar en lo más alto a un producto sano y de calidad que está recuperando su sitio «gracias al esfuerzo y buen hacer de los profesionales». Así lo ha resaltado el presidente de la Denominación de Origen Protegida Aceite de La Rioja, Miguel Martínez de Quel, quien ha anunciado que estos serán los últimos premios que entregue después de una década al frente de esta marca

El concurso ha premiado la calidad del oro líquido riojano en cuatro categorías: frutado verde, frutado maduro, ecológico y cooperativas. En la quinta edición de estos galardones, los ganadores han sido Javier Grijalba en la categoría de frutado verde, Bodegas Altanza en la categoría de frutado maduro, Karey Agrícola en la categoría de ecológico y Trujal de Galilea en la categoría de cooperativas.

Miguel Martínez de Quel y Nuria Bazo hacen entrega del primer premio a Stephanie Abel, de Bodegas Altanza, en la categoría de Frutado maduro.

La mención especial al comercio distribuidor que mejor prescribe el oro líquido riojano ha recaído en Fuertes Gourmet de Calahorra. Una categoría que se incluyó hace dos años con el fin de dar visibilidad a la labor que hace el comercio riojano por potenciar los alimentos de calidad producidos en La Rioja.

Helena Soto, del Trujal de Galilea, recibe el primer premio en la categoría de Cooperativas.

Al acto de entrega celebrado este viernes en el Centro Cultural Ibercaja de Logroño también ha acudido la directora general de Desarrollo Rural, Nuria Bazo, quien ha destacado «la contribución que el cultivo del olivar realiza en la transformación ambiental y en promover un medio rural vivo y sostenible desde la calidad e innovación de sus producciones».

Javier Grijalba, tras recibir el trofeo al mejor aceite en la categoría de Frutado verde.

Bazo también ha hecho alusión a la importancia de seguir avanzando en el progreso porque «desde los pequeños trujales arraigados a la tradición de los pueblos hay mimbres para construir el futuro de este sector, que pasa por la profesionalización de los productores y por una alta calidad de las producciones, que ya las tenemos, pero que seguiremos impulsando desde la creatividad, el empuje y el convencimiento de que estamos ante un sector que cree en lo que hace».

Carmen Olabuenaga, de Karey Agrícola, recibe el primer premio en la categoría de Ecológico.

Esta iniciativa, que se consolida ya como un referente en el sector oleico, busca premiar el esfuerzo de los productores de Aceite de La Rioja por elaborar aceites de máxima calidad, así como incentivar la producción de los mejores caldos. En esta ocasión han sido 28 las muestras que se han presentado y las cuales han sido catadas por el Panel de cata de aceite de oliva de La Grajera, donde participa la Consejería de Agricultura.

Los aceites galardonados saldrán al mercado con una mención en el etiquetado del premio recibido y esta irá junto a los logos de calidad europeos que avalan su excelente calidad. Tal como han resaltado desde la Denominación, «el 2020 ha sido un buen año para el desarrollo del olivo y ha dejado una cosecha extraordinaria tanto en cantidad como en calidad, con aceites de matices muy peculiares y diferentes según la zona de producción».

Carlos Fuertes, tras la entrega del premio a mejor comercio distribuidor de Aceite de La Rioja.

La directora general de Desarrollo Rural no ha perdido la oportunidad para situar al aceite como parte del «patrimonio agrario, paisajístico y cultural de nuestra región”. En concreto, la superficie total de olivo cultivado en La Rioja alcanza las 5.650 hectáreas, de la que el 13 por ciento (unas 750) está en ecológico. «Esto sitúa al olivar como el cultivo de la región que ofrece un mayor porcentaje de superficie en ecológico respecto al total de su producción».

Asimismo, Bazo ha asegurado que la Estrategia de Promoción Agroalimentaria del Gobierno de La Rioja quiere ser partícipe de esta apuesta por la sostenibilidad económica, social y medioambiental en la cadena alimentaria: «Tenemos un magnífico punto de partida: la riqueza en recursos de nuestra tierra, la profesionalidad de nuestros productores y la calidad de nuestras producciones que describen también al aceite de La Rioja. Queremos que los productos riojanos proyecten el prestigio que merecen desde los valores del origen, la calidad y seguridad, la confianza, el respeto a la tradición, el arraigo a la tierra, la aportación a la gastronomía regional y la sostenibilidad medioambiental».

Finalistas y ganadores

Categoría Frutado verde:

1er premio: Javier Grijalba (Grañón). Marca comercial: Al Alba.

2º premio: Karey Agrícola (Logroño). Marca comercial: Karey.

3er premio: Almazara Ecológica de La Rioja (Alfaro). Marca comercial: Isul.

Categoría Frutado maduro:

1º premio: Bodegas Altanza (Fuenmayor). Marca comercial: Altanza.

2º premio: Compañía de Vinos Heraclio (Alfaro). Marca comercial: Heraclio Alfaro.

3º premio: Bodegas y Viñedos Señorío de Librares (El Villar de Arnedo). Marca comercial: Librares.

Categoría Ecológico:

1º premio: Karey Agrícola.

2º premio: Almazara Riojana (Aldeanueva de Ebro). Marca comercial: Ecoleus.

3º premio: Almazara Ecológica de La Rioja.

Categoría Cooperativas:

1º premio: Trujal de Galilea (Galilea). Marca comercial: Galilea.

2º premio: Trujal 5 Valles (Arnedo). Marca comercial: 5 Valles.

Premio al mejor comercio distribuidor de Aceite de La Rioja: Fuertes Gourmet (Calahorra).

Subir