La Rioja

“Si sale un afiliado de la asamblea diciéndolo, la hemos ‘liao’, pollito, y le hemos jodido a él”

maria_luisa_alonso

Los hechos se remontan a abril de 2016, pero recientemente han llegado unas grabaciones (realizadas en esas fechas) a la redacción de NueveCuatroUno en las que la delegada territorial de Ciudadanos en La Rioja, María Luisa Alonso, afirma que la ‘dimisión’ del excoordinador de la formación naranja en la región, Federico Pérez Oteiza, no fue una decisión ‘motu proprio’ como se aseguró oficialmente sino una decisión adoptada por la dirección nacional con la que Ejecutiva regional no estaba de acuerdo. En ellas, además, se escucha a la también concejal en el Ayuntamiento de Logroño dar órdenes a sus compañeros de partido para mentir a los afiliados en una asamblea sobre el mismo caso.

Tras levantarse una fuerte polémica al descubrirse que Pérez Oteiza poseía o había poseído dos sociedades en Panamá (pese a que su nombre no ha aparecido en los célebres papeles del bufete Mossack Fonseca), Alonso muestra su indignación con el cese que ordena la cúpula de Ciudadanos en una reunión de la Junta Directiva: “Puedo entender la situación a nivel nacional, puedo llegar a entender como profesional de los medios que llega un momento en que era insostenible a nivel nacional porque ya lo estaba usando como arma arrojadiza el PP contra Ciudadanos… pero la defensa no ha sido ni siquiera tibia”.

El secretario general del grupo parlamentario de Ciudadanos, Miguel Gutiérrez, indicó en su momento que “dimitir a la mínima duda sobre su gestión es transparencia y regeneración política”, añadiendo que es “agradecer a una persona que, ante una mínima denuncia, pone su cargo a disposición del partido y dimite”. Pero mientras estas declaraciones se realizaban en público, entre bambalinas continuaban las peleas de María Luisa Alonso con la dirección nacional de la formación naranja y los planes para que no se supiera (ni siquiera ante los afiliados) que la dimisión era realmente una destitución.

Preguntada acerca de sus declaraciones en estas grabaciones, Alonso ha señalado que pertenecen al ámbito privado y que no va a entrar a valorar esta situación.

Federico: No soy tonto y no voy a decir en una asamblea extraordinaria que a mí me han dimitido.

María Luisa Alonso: Claramente, porque también se puede filtrar esa información a los medios y eso no te conviene a ti. Tú tienes que seguir manteniendo que tú, por defender tu honor, tú decides, porque no es lo mismo que tú por defender tu honor, que te honra, dimitas, a decir ‘es que me han dimitido’, porque entonces ahí sí es más sospechoso. En ‘petit comité’, aquí en la junta, puedes ser sincero, pero delante de la filiación lo que hay que mantener y, todos, y todos tenemos que ser cautos, de que respetamos su decisión pero que es SU decisión y que le honra. Y ser cautos no ya por el partido, sino por él, porque si se filtra que ya los periodistas lo sospechan o lo tienen casi cierto pero como no hay constancia… Pero como salga un afiliado de la asamblea diciéndolo, la hemos liao’, pollito, y le hemos jodido a él.

María Luisa Alonso: Como no va a haber una voz oficial que diga nada y él no va a salir, lo que se va a transmitir si se filtra es que lo han dimitido desde Barcelona. Y lo único que se va a hacer es alimentar las sospechas y volver a poner a Fede en los medios de comunicación. […] Lo que tenemos que hacer es un control o intentar controlar la boquita todos para no darle más bola a esta noticia a nivel local, porque día que sale el nombre de Fede es día que Fede lo tiene más complicado para conseguir trabajo o para mantener su trabajo. Si vuelve a salir a los medios a quien perjudica, sea la información que sea, es a Fede.

María Luisa Alonso: Yo le trasladé que quería convocar una asamblea para mostrar apoyo a Fede y me dijo ‘Ojo, porque hacer una asamblea para decir abiertamente que no se está de acuerdo con que Fede dimita es hacer una asamblea para contravenir una orden directa del Comité Ejecutivo y eso está dentro de las sanciones disciplinarias’, pero no dijo que fuera motivo de expulsión. Entonces le he dicho: hostias, Oriol, no me dejas hablar, no me dejas salir y hacer un comunicado y ahora le tengo que decir yo, que estoy en entredicho constantemente, a la junta directiva que cuando quieren hacer una asamblea con los afiliados no la van a poder hacer. Entonces la que se come el marrón nuevamente soy yo.

María Luisa Alonso: Por mi parte, que sepáis que es algo (dimitir) que también he considerado, que he valorado, he sopesado. Lo de Fede ha sido la puntilla, lo de las descalificaciones, insinuaciones de que yo he hecho que dimita Fede por una cortina de humo por mi contrato, cuando sabéis y os he dado todas las explicaciones,… Que se diga que yo no pinto nada, de que para qué, que yo, que me quite,… No puedo más, no puedo más. Y utilizar lo de Fede para atacarme a mí no solamente es mezquino; me quedo en que no solamente es mezquino por no decir que ya tomaré las acciones que considere oportunas. Yo mis ideas las he expresado, se las he trasladado hoy seriamente al delegado institucional. Y es una situación (dimitir) que estoy valorando seriamente. Si no la he tomado ya es por responsabilidad de partido.

OTRAS ÓRDENES DE LA DIRECCIÓN NACIONAL

En mayo, otras grabaciones llegaron a NueveCuatroUno con la misma protagonista (María Luisa Alonso), aunque en este caso versaban sobre su contratación irregular a cargo del grupo municipal. En ellas, también se apuntaba directamente a la dirección nacional del partido. Pese a las explicaciones dadas las semanas anteriores por la formación naranja en las que aseguraban que se trataba de un “error administrativo”, la propia Alonso reconocía ante los afiliados en una asamblea que se trataba de una “orden de Barcelona”.

Si aún no recibes gratis 'El Tempranillo' cada mañana sólo tienes que escribir tu email aquí.

Lo más leido

Subir